La rosácea es un trastorno inflamatorio crónico y recurrente de la piel que generalmente afecta el área facial (pómulos, nariz, mentón y frente) en personas de mediana edad. Aunque sus manifestaciones son variadas, se caracteriza por un aumento de la reactividad de la piel con frecuentes episodios de enrojecimiento facial (cuperosis) que se acompaña de granos con contenido a menudo purulento. Las personas que sufren de rosácea se les ven los vasos sanguíneos visibles en la cara.

Los síntomas podrían confundirse con el acné adulto u otras afecciones de la piel; por eso es muy importante hacer un buen diagnóstico a través de un dermatólogo.

Es una enfermedad más común en mujeres de mediana edad que tienen la piel clara.

Y aunque no hay cura, podemos controlar y reducir los síntomas con un tratamiento adecuado.

¿QUÉ SÍNTOMAS CAUSA LA ROSÁCEA?

 

Sin título

  • Enrojecimiento facial: especialmente en la parte central de la cara. Los vasos sanguíneos pequeños en la nariz y los pómulos a menudo se inflaman y se hacen visibles
  • Protuberancias rojas e inflamadas: se desarrollan granos que parecen acné
  • Problemas oculares: se pueden sufrir ojos secos, irritados y párpados rojos e inflamados. Esto se conoce como rosácea ocular.
  • Nariz engrosada: La rosácea puede engrosar la piel de la nariz haciendo que se vea bulbosa (rinofima). Esto es más común en hombres que en mujeres.

La rosácea se presenta en 4 fases

  1. Fase pre-rosácea: donde hay enrojecimiento y calor en la cara, a menudo acompañado de picazón. En esta fase es donde tenemos que tener en cuenta los factores desencadenantes que explicaremos a continuación.
  2. Fase vascular: donde hay eritema facial y edema con inflamación de los vasos sanguíneos.
  3. Fase inflamatoria: donde se desarrollan el pápulas y las pústulas que se asimilan al acné
  4. Fase tardía: es cuando se pueden desarrollar problemas de inflamación tisular a nivel de la piel de la nariz y los pómulos.

 

¿SE CONOCEN LAS CAUSAS DE LA ROSÁCEA?

La causa es desconocida, pero lo que sí se sabe es que ni la dieta ni la higiene tienen demasiado impacto en el control de la rosácea, a diferencia del acné.

Sin embargo, hay una serie de factores que pueden desencadenar brotes:

  • Bebidas calientes y comida picante
  • Alcohol
  • Temperaturas extremas
  • Radiación solar y viento
  • Ejercicio
  • Estrés emocional
  • Medicamentos que dilatan los vasos sanguíneos
  • Uso de productos cosméticos inapropiados

También hay ciertos factores considerados de riesgo para desarrollar rosácea. Entre ellos encontramos ser mujer, tener la piel clara, tener más de 30 años, ser fumadora y tener antecedentes de rosácea.

¿QUÉ TRATAMIENTOS TENEMOS?

El mejor consejo es evitar los factores desencadenantes tanto como sea posible.

Aparte de esto, que está en manos del paciente, los dermatólogos pueden prescribir productos para tratar la inflamación, y dependiendo de la gravedad, también dar antibióticos tópicos como metronidazol u orales (metronidazol o doxiciclina). Muchos productos tópicos para el control de la rosácea contienen ácido azelaico, niacinamnida (vitamina B3), ivermectina o retinoides tópicos.

Para el tratamiento de vasos sanguíneos dilatados y enrojecimiento persistente, se puede utilizar la técnica láser, ya que destruye las estructuras alteradas de la piel en varias sesiones.

RITUAL COSMÉTICO PARA PIELES CON ROSÁCEA

La rutina cosmética en rosácea se basará en los tres pilares fundamentales del cuidado de la piel: limpieza, hidratación y protección.

Limpieza facial  Es necesario limpiar la piel día y noche, y en el caso que nos preocupa es muy importante que limpiemos sin eliminar ninguno de los lípidos de la piel. Esto se logrará con bases de limpieza muy suaves con activos calmantes y antiinflamatorios. 

Hidratación utilizar emulsiones diurnas con activos cosméticos hidratantes, calmantes, antiinflamatorios y  anti-enrojecimiento para recuperar la comodidad de la piel.

Por la noche, haremos un tratamiento de regeneración dérmica con el fin de recuperar la función barrera de la piel (que explicamos en un blog anterior) para evitar la pérdida de agua y hacer que la piel tenga mayor resistencia a los agentes desencadenantes.

 

En la fase de brote, tendremos que controlar la respuesta inmune, la inflamación y el enrojecimiento.

 

La protección solar es necesario utilizar protección solar física todos los días, ya que como hemos visto antes, la exposición al sol es uno de los factores desencadenantes de la rosácea.

 

Esperamos que la información que te hemos dado te pueda ser de utilidad y si necesitas asesoramiento sobre la rosácea, no dudes en pasar por la farmacia Ocata y te ayudaremos en todo lo que esté en nuestras manos.