¿Qué es la astenia primaveral?

La astenia es un concepto clínico que significa cansancio. Cuando llega la primavera, más de la mitad de la población puede sufrir, con mayor o menor intensidad, el qué se conoce como astenia primaveral. Es un trastorno adaptativo al cambio de estación (más horas de luz, cambios de temperatura, humedad, presión atmosférica…).

Sintomatología de la astenia primaveral

La primavera lleva también asociadas las alergias primaverales, que alteran el sistema inmunitario de las personas que las sufren, dificultando su descanso y haciendo aumentar la sensación de cansancio.

Todos estos factores pueden “agotar” nuestro organismo, que reacciona manifestando la siguiente sintomatología:

  • Cansancio, debilidad muscular, falta de energía.
  • Problemas de concentración y dificultad para realizar las actividades habituales.
  • Pérdida del hambre.
  • Alteraciones del sueño, dificultad para dormir o para tener un descanso reparador, el que provoca somnolencia diurna y aumento del cansancio.
  • Disminución de la libido.
  • Irritabilidad, nerviosismo, cambios de humor.
  • Cefaleas, más frecuentes e intensas del habitual.
  • Apatía, tristeza injustificada, desmotivación.

La astenia primaveral no es ninguna dolencia, es un trastorno adaptativo. Las molestias son leves o moderadas y acostumbran a desaparecer en unos días.

De todas formas, si pasadas 2-3 semanas seguimos notando la sensación de cansancio y desaliento, tendríamos que ir al médico, para descartar otros problemas como anemia o depresión.

¿Cómo prevenirla o recuperarse rápidamente?

No hay ningún tratamiento específico para minimizar los síntomas de la astenia primaveral. Llevar una vida saludable y una dieta equilibrada, nos ayudará a estar más sanos y con las defensas más activas.

Podemos ayudar, al proceso de adaptación del organismo a la primavera con los siguientes consejos:

  • Anticiparse al cambio horario

       A finales del mes de marzo, se avanza una hora el reloj y nuestro cuerpo también sufre las consecuencias. Por eso es importante adaptar nuestra rutina diaria al cambio temprano antes de que se produzca.

  • Dieta rica en vitaminas y minerales

       La alimentación se tiene que adaptar a las necesidades de las nuevas condiciones ambientales, menos alimentos hipercalóricos y más presencia de frutas y verduras frescas, así proporcionaremos al organismo vitaminas A, E, C, del grupo B y minerales.

       Las legumbres, cereales integrales y pez azul son precursores de la serotonina (importante por un buen estado de ánimo).

       Si añadimos plátanos o frutos secos a nuestra dieta, tendremos un plus de energía.

       Es aconsejable hacer 5 comidas al día. Es preferible comer menos, pero más a menudo, porque las comidas abundantes hacen subir la glucemia y aumentan la somnolencia.

  • Buena hidratación

        Una correcta hidratación es muy importante. Con el aumento de temperaturas nuestro cuerpo suda más y necesita más aportación de líquidos (agua, caldos, infusiones…).

  • Ejercicio físico moderado

        El ejercicio físico hace liberar endorfinas, neurotransmisores que generan bienestar y mejoran el estado de ánimo. Así reducimos el estrés y nos dormiremos antes.

        Con 30 minutos de ejercicio es suficiente.

  • Descanso nocturno

        La astenia primaveral hace disminuir la secreción de melatonina (hormona inductora del sueño), el qué hace que nos cueste más dormir. Para evitarlo hay que irse a la cama un ratito antes e intentar dormir unas 7-8 horas. Hay que reservar el dormitorio solo para dormir (no tener televisión) y mantenerlo a una temperatura adecuada, alrededor de los 20°.

        Es importante cenar como mínimo una hora antes de ir a dormir.

  • Tomar el sol con moderación

        El sol nos puede servir de ayuda para “cargar las pilas” y activarnos. Pero hay que recordar la necesidad de utilizar un protector solar.

  • No automedicar-se

Si mantenemos una dieta adecuada, no nos hay que tomar vitaminas. Pero si lo queremos hacer, hay que preguntar al médico o farmacéutico, que nos indicará qué es el mejor para nosotros (vitaminas, jalea, ginseng, …).