¿Qué es?

La diabetes es una afección crónica que aparece cuando el páncreas no es capaz de producir suficiente insulina o cuando el organismo no consigue utilizar la insulina que produce.

Se caracteriza fundamentalmente por la presencia de elevadas concentraciones de glucosa en sangre (hiperglucemia). Esto se produce a causa de la alteración en la acción de la insulina o en ausencia de esta hormona, que es producida en el páncreas para permitir la captación de glucosa por los tejidos, que la utilizan como combustible.

Es importante remarcar que esta dolencia es crónica. Para retrasar y menguar las complicaciones que puede tener para nuestra salud hay que controlarla de cerca, y para conseguirlo hay que seguir las recomendaciones siguientes:

      • Peso:
Hay que vigilarlo periódicamente e intentar de ajustarlo al peso ideal según la edad, el sexo y la altura. Mantener un peso adecuado es, pues, primordial.

• Medicación:
Puede ser que, por las características de la diabetes, se tengan que tomar medicamentos (insulina, hipoglucemiantes orales u otros). Dado que se trata de una dolencia crónica habrá que tomarlos siempre tal como lo indique el médico.

• Cuenta con los pies:
Los pies son una parte delicada de la anatomía del diabético: cualquier lesión, por pequeña que sea, puede dar lugar a trastornos graves. Hay que revisarlos cada día, tener una buena higiene, consultar el equipo sanitario y seguir sus consejos.

• Autocontrol:
Saber un conjunto de técnicas para conocer el nivel de glucemia es fundamental para asegurar un buen control. El médico indicará el tipo de control que se puede hacer en casa (frecuencia, horario y modificación del tratamiento según los resultados). Es recomendable anotar los valores obtenidos en el carné del diabético y llevarlo en el momento de la consulta.

• Alimentación:
En primer lugar hay que evitar el consumo excesivo de alimentos azucarados. Además, la alimentación tiene que ser adecuada al peso, la actividad física y el tratamiento que haga el diabético. Tiene que ser al más variada posible, hay que repartir equilibradamente los alimentos a lo largo del día, y evitar pasar ratos largos sin comida.

• Cuenta con los ojos:
A menudo, en el diabético los ojos son un órgano afectado. Para prevenir las complicaciones o posar tratamiento si se han producido, hace falta que revise sus ojos como mínimo una vez cada dos años, o más a menudo, si hace falta.
• Ejercicio físico:
Una actividad física adecuada ayuda a controlar los niveles de glucosa a la sangre. El ejercicio tiene que ser el adecuado para nuestra condición física, edad y tipo de tratamiento. Se tiene que hacer regularmente (cada día si es posible) y se tienen que evitar ejercicios poco habituales y excesivos.

• Conveniencia de asociarse:
Compartir informaciones y dudas, y asesorarse convenientemente, es fundamental para conocer la dolencia y mejorar la calidad de vida. Pertenecer a una asociación de personas con diabetes puede ayudar mucho.

http://canalsalut.gencat.cat/web/.content/_A-Z/D/diabetis/05diabetis.pdf

http://canalsalut.gencat.cat/web/.content/_A-Z/D/diabetis/com_conviure_amb_la_diabetis_tipus1.pdf

http://canalsalut.gencat.cat/ca/salut-a-z/d/diabetis/