Los laxantes los utilizamos cuando tenemos estreñimiento. Son medicamentos o sustancias que facilitan la evacuación del intestino de manera natural, sin provocar diarrea.

Hay muchas causas que pueden producir estreñimiento ocasional o crónico, como varias dolencias (diabetes, hipotiroidismo,), medicamentos, viajes, estrés…

  • Tenemos estreñimiento ocasional cuando nuestros hábitos intestinales se alteran durando breves periodos de tiempos, por viajes, cambios en la alimentación… Estas variaciones no acostumbran a durar más de dos semanas.
  • Tenemos estreñimiento crónico cuando la dificultad de evacuación del intestino se prolonga durante meses o años.

La gente habla mucho de los laxantes, y no todo lo que se llama es cierto. Revisaremos algunos aspectos que pueden llevar confusión:

  1. Los laxantes no ayudan a perder peso. Los laxantes estimulantes están indicados por el tratamiento del estreñimiento ocasional, pero en ningún caso los tenemos que utilizar para perder peso, porque nos pueden llevar a un trastorno electrolítico.
  2. Los laxantes producen adicción. El concepto de la adición está relacionado con la pérdida de control en la hora de tomar una medicación. Los laxantes no producen este efecto, pero debemos tener en cuenta varias cosas:
  • Pacientes con estreñimiento crónico toman laxantes diariamente, pero no por efecto rebote ni por adición. Es gente que tiene una patología que no los deja evacuar de forma regular o tienen la flora intestinal muy malograda.
  • Pacientes con trastornos psiquiátricos o psicológicos, tipos anorexia, también utilizan laxantes a diario, pero tampoco por adicción, sino por su dolencia.
  1. La ingesta de fibra puede mejorar el estreñimiento. Es cierto que aumentar la ingesta de fibra nos puede ayudar, siempre y cuanto también aumentemos la ingesta de agua. Puesto que la fibra necesita agua para aumentar el volumen del bolo fecal. Por eso, la fibra puede estar contraindicada en gente a quien le cueste ingerir líquidos, como alguna gente mayor.
  2. Las mujeres se estriñen más. Es cierto, sobre todo en algunas etapas.
  • Durante el embarazo, la prevalencia de estreñimiento aumenta entre un 11 y un 38%. Entre el aumento de progesterona y la presión que hace el útero contra los intestinos, el tráfico intestinal se hace más lento, y las deposiciones se retrasan.
  • Hay mujeres que antes de la menstruación, se estriñen. Y el primer día de la regla tienen deposiciones más frecuentes y blandas. Esto es debido a las diferencias de concentraciones de prostaglandinas.
  1. El ejercicio físico puede ayudar a disminuir el estreñimiento. Si se trata de un estreñimiento leve, una actividad física moderada nos puede ayudar. Si el estreñimiento es crónico, no está tanto claro que nos pueda ayudar.

En la gente mayor, el estrechamiento puede estar relacionado con factores como la presa de medicamentos, la dieta, … pero hay que tener en cuenta que en ciertas edades todo va más lento y nuestros intestinos también, por lo tanto, podemos tener más estreñimiento. En este caso el ejercicio físico moderado puede ayudar mucho a mejorar la función intestinal.