Las medusas

Las medusas son animales marinos que viven en aguas abiertas. Nadan muy lentamente y en la primavera y el verano son arrastradas hacia los costes por las corrientes. 

Si te toquen, aunque estén muertas, inyectan una sustancia a la piel que produce escozor. Lo contacte con los tentáculos o con los suyas porciones, tanto al agua como en la arena también poden causar lesiones.

 La picadura de medusa

En el momento en qué se produce la picadura, la sensación es muy similar a la del dolor causado por una quemadura. Se inicia una erupción a la piel que puede reaparecer varias veces (durante semanas o meses). Habitualmente, la reacción local desaparece a los pocos días, aunque en algunos casos el dolor perdura durante semanas. 

El contacte con los tentáculos de las medusas puede causar lesiones, tanto a la piel como todo el cuerpo en general. Las reacciones locales poden consistir en erupciones cutáneas persistentes (días o meses), enrojecimiento, abultamiento y sensación de picor local con dolor intenso. 

Evitar las picadas 

Todo tipo de barrera que evite el contacto de la piel con la medusa es una buena forma de protección. Las cremas solares, los bañadores que cubren el máximo de superficie corporal y otras como las camisetas, son medidas que nos protegen del contacte con los tentáculos de las medusas. 

La reacción que se produce varía según las características de la persona afectada. Especialmente sensibles son todas los persones con antecedentes de a alergia, los que sufren asma o enfermedades cardiovasculares y los niños. Es muy importante la cantidad de superficie corporal que recibe lo impacte de los tentáculos, la zona de la piel (fina o bronceada) que es voz afectada y especialmente los ojos. 

¿Qué se tiene que hacer cuando se produce una picadura de medusa?

Una vez se ha producido la picadura:

  • Salir del agua.
  • No rascar-se ni frotar la zona afectada con toallas u otros peces
  • Retirar de la piel (con pinzas o guantes) los restes de tentáculo, si son visibles.
  • Lavar la herida con agua salada. Nunca se tiene que utilizar agua dulce, puesto que activa las células y aumenta la cantidad de toxina inyectada.
  • Llenar una bolsa de plástico con hielo y aplicarla cuanto antes mejor, durante unos 5 minutos, sobre la zona de la picadura (nunca se tiene que posar el hielo directamente sobre la piel). Si el escozor no es detiene, se puede aplicar frío otra vez, durante 5 minutos más.
  • Para evitar la infección de la herida, se aconseja la aplicación sobre la piel de un antiséptico (alcohol yodado) 3 o 4 veces en el día, durante 48-76 horas.

Estas medidas tienen que tomarse cuanto antes mejor. Si las molestias continúan o generen temblores, náuseas, mareos o dolor intenso, habrá que acudir a uno centre sanitario.

Consejos:

  • La mejor manera de evitar las picaduras de medusas es protegerse, utilizando crema solar y cubriendo nuestro cuerpo con ropa ligera. 
  • Evita las zonas donde rompen las olas, porque es el lugar donde se acumulen los restos de medusas.
  • No te bañes si hay medusas o si así lo sugieren los servicios de vigilancia de la playa.
  • Las medusas no tienen que tocarse nunca, aunque estén muertas. 
  • Es muy importante actuar rápidamente y aplicar bolsas de hielo sobre la picadura. Nunca se tiene que posar agua dulce a la piel afectada ni rasparla. 
  • Una persona que ha sufrido una picadura de medusa queda sensibilizada, una segunda picadura podría producirle una reacción más severa.