sol

Un bebé en verano. Los cuidados básicos que debes tener en cuenta

Hidratación: la clave para proteger del calor a tu bebé

En cualquier época del año hay que tener especial cuidado con la hidratación de los bebés, pero durante el verano, la atención debe ser mayor. Los más pequeños son especialmente sensibles a la pérdida de líquidos. Por este motivo, hay que ofrecerles agua mucho más a menudo de lo normal y aumentar el número de tomas de biberón. Si come sólido, las frutas frescas le ayudarán.

 

Horas de sol: atención

Evita la exposición al sol entre las 11h y las 16h o bien, busca siempre un lugar con sombra y lo más fresco posible. La temperatura recomendada para un bebé es de entre 22 y 25ºC.

Ten en cuenta que tanto los pies como las manos de los bebés suelen estar más fríos que el resto de su cuerpo, incluso en días muy calurosos. Para saber si tiene calor, fíjate en la temperatura de su tórax y cuello, zonas más indicativas de su temperatura corporal.

 

Correcta indumentaria

Una de las claves para proteger a tu bebé del calor es la ropa que le pones. Aunque hay que evitar la exposición al sol, la clave es encontrar un equilibrio entre la protección frente al calor y mantenerle fresquito.

En primavera, un body de algodón es lo ideal. Los colores claros como el blanco no absorben tanto la luz. No olvides el gorrito y en los meses centrales de verano, el bebé puede estar solo vestido con el pañal, eso sí, siempre a la sombra y con la cabeza protegida con un gorro. 

 

Protección solar

Los expertos recomiendan evitar la playa o la exposición directa al sol hasta los 6 meses de vida debido a la alta sensibilidad de su piel. Después de pasar esta edad, el bebé en verano puede acudir a la playa siempre con protección solar y bajo la sombrilla.

 

Factores para tener en cuenta:

En primer lugar, la protección solar debe aplicarse unos 30 minutos antes de la exposición.

Prueba primero en una zona pequeña de su piel y espera a ver si hay o no reacción en su piel.

El factor de protección para los bebés no debe ser menor de 20-30 y más alta, si tu bebé tiene una piel especialmente blanca.

Existen protectores solares infantiles resistentes al agua, en espray, crema o roll-on. Independientemente del formato, fíjate bien en el factor de protección.

Vuelve a echar crema cada 2 o 3 horas máximo.

 

Protección de ojos

Además de la piel, los ojos están expuestos igualmente al efecto del sol. Existen gafas de sol que protegen sus ojos de la radiación invisible. Es importante fijarse en:

 

  • La categoría de la lente (número 3 a ser posible)
  • En la presencia del filtro de rayos UV en la lente.
  • En el material de la montura, mejor plástico ya que es más ligero y duradero.
  • Sistema de agarre ajustable para evitar que se les caiga.
  • Presencia del sello homologado de la Unión Europa.

 

Cuida la alimentación

Al igual que les ocurre a los adultos, el apetito puede disminuir durante los meses de calor. Si tu bebé tiene menos hambre en verano, no es preocupante. Eso sí, la hidratación es fundamental. La fruta fresca o en zumos le refrescará.

 

Otitis

La otitis es un clásico del verano entre los bebés. El contacto con el agua, el calor y la humedad afectan e inflaman el conducto auditivo interno de los pequeños. Para evitar la otitis es necesario secar muy bien las orejas después de un baño en la ducha, el mar o la piscina.

 

Protección frente a los insectos

Proteger del calor a tu bebé también significa alejarle de posibles picaduras. Tanto alrededor de parques como de zonas con agua o humedad suelen proliferar los insectos y los tan molestos mosquitos.

 Para evitar picaduras, puedes tomar estas precauciones:

 

  • Colocar una mosquitera o tul en el carrito o zona donde esté tu bebé.
  • Utilizar lámparas o bombillas antimosquitos en las habitaciones donde se encuentre el pequeño.
  • Evita los antimosquitos que contengan DEET, una sustancia química no apta para menores de 2 años.
  • En general, no se recomienda el uso de ningún repelente en menores de 2 años.

 

Leer más

Diferencia entre el protector solar facial y el corporal

Buscando crema solar habrás visto en las estanterías unos solares que se identifican como “solares para el rostro” y otros que son “solares para el cuerpo” o “para rostro y cuerpo”. A golpe de vista la gran diferencia es el tamaño: los solares de cuerpo están entre los 150-300 ml, mientras que los faciales están entre los 30-70 ml. Pero ¿qué otras cosas los diferencian? ¿Por qué es importante que existan ambos? Todo tiene su razón de ser, y te lo contamos aquí.

  

¿Qué diferencia hay entre un solar facial de uno corporal?

 Es verdad que un protector solar corporal tiene un determinado factor de protección y ese factor evitará quemaduras tanto en el cuerpo como en el rostro. Pero hay aspectos del tratamiento facial que quedarían descuidados con un protector “general”, como, por ejemplo:

  •  ¿Me dejará la cara brillante después de ponérmela?
  • ¿Me dejará la cara muy blanca, o con un aspecto adecuado?
  • ¿Es compatible con los otros productos de belleza que utilizo, o recarga mucho mi rostro al final de mi rutina de belleza?
  • ¿Cómo queda el perfume de la crema corporal en mi rostro? ¿Lo sentiré en la nariz, pasará desapercibido, o todo el que me salude sentirá olor a coco?
  • ¿Es compatible esta crema con el uso de maquillaje, o la textura lo dificulta?
  • Si estoy con tratamientos que agreden la piel ¿se adapta la fórmula de la crema corporal a mis necesidades faciales actuales?

 

Las cremas faciales responden a todas estas preguntas con honores, aportando un plus de cuidado al rostro. Hay cremas faciales específicas para el acné, para la piel muy seca, para la piel madura, para la piel con manchas, para las pieles alérgicas, para las pieles sensibilizadas por tratamientos… ¡es cuestión de encontrar la tuya!

 

 

¿Para qué sirven las cremas de cuerpo entonces?

 

Las cremas de cuerpo están diseñadas para cubrir otro tipo de necesidades. Para empezar, se envasan en tamaños mayores para que rindan varias aplicaciones, ya que el cuerpo necesita el equivalente a un vasito de café en cada aplicación (unos 30 ml). Además, las texturas permiten un buen deslizamiento en una superficie extensa, como las piernas o la espalda, cosa que en el rostro no es necesario. Los activos son diferentes, ya que no hay necesidad de matificar o maquillar el cuerpo, pero sí es más aceptable un perfume agradable o un efecto brillo, glitter glow.

En caso de no tener otra cosa en la playa puedes utilizar una crema de cuerpo en el rostro porque te protegerá de las quemaduras, pero para el uso diario es mejor proteger cada parte del cuerpo con lo que le funciona mejor.

 

 ¿Qué me ofrece la farmacia para cuidar mi rostro del sol?

 Las diferentes marcas de solares que puedes encontrar en la farmacia tienen varias opciones para proteger tu rostro del sol. Entre las marcas más vendidas encontramos los solares de las marcas Anthelios y Eucerin:

  • Anthelios XL: es la protección solar de las pieles sensibles recomendada por los dermatólogos para toda la familia

Protectores solares ultraseguros contra la radiación UVA (nivel de protección más estricto que la recomendación europea), con fórmulas minimalistas sin parabenos y testadas bajo control dermatológico. Además, nuestras cremas solares están formuladas con diferentes texturas para adaptarse a las necesidades de todos los tipos de piel.

 

  • Eucerin: protección solar avanzada que cubre las necesidades específicas de cada tipo de piel

Los productos Eucerin Sun ofrecen una amplia protección contra los daños que el sol provoca en la piel.

La gama de protección solar avanzada incluye productos adaptados a las necesidades de cada tipo de piel y contiene ingredientes activos para problemas de piel en concreto.

Los productos Eucerin Sun están disponibles en una gama de FPS alto y muy alto. Se ha demostrado su alta eficacia y su buena tolerabilidad clínica y dermatológica en pieles sensibles.

 

 

Las cremas solares “con color” no suelen tener la potencia de un maquillaje cobertor, sino que emparejan y unifican el tono de piel. Si necesitas una cobertura importante es mejor utilizar un maquillaje con filtro solar, o incluso utilizar la crema solar por encima de tus cremas y sérums de belleza para luego utilizar el maquillaje que deseas. Incluso hay solares en aerosol que te permiten maquillarte primero y utilizar el solar después… en definitiva, los protectores solares faciales te abren un mundo de posibilidades que los solares corporales no te ofrecerán. Tu farmacéutico puede ayudarte a navegar por esta oferta, seleccionando junto a ti el solar para el rostro que mejor se acomoda a tus necesidades y a tu rutina de belleza.

 

Leer más

Este sitio web utiliza cookies de terceros para realizar análisis de uso y de mediación de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información haciendo clic en Más información. ACEPTAR

Aviso de cookies